ceramica

Cuenco hemiesférico. Dispone de un borde simple redondeado y de base convexa. Superficie tosca de color anaranjado.
Cuenco hemiesférico muy fragmentado, de borde recto simple y base convexa. Superficie de colores negruzcos y rojos.
Cuenco hemiesférico de borde simple y base convexa. Superficie deteriorada, de colores beige y marrones.
Vaso carenado argárico de base cóncava. Superficie negra y marrón bruñida. Exento de decoración.
Tulipa argárica de pequeñas dimensiones, de superficie de color negro y marrón. Exenta de decoración.
Cuenco de grandes dimensiones, con el labio ligeramente invasado, y borde recto. De perfil tendente, su superficie de es colores marrón y negruzcos.
Tulipa argárica de pequeñas dimensiones. Superficie tosca de colores grises y beige. Dispone de marcada carena hacia la mitad del galbo.
Pequeño vaso de carena baja de superficie marrón anaranjada. Corresponde a las conocidas tulipas argáricas.
Cuenco hemiesférico con superficie de colores variables (marrón, gris, etc).
Cuenco de perfil hemiesférico, superficie de color naranja, exento de decoración.
Cuenco hemiesférico de borde recto y base cóncava. Superficie de color roja y negra. Dispone de orificios realizados postcocción. No tiene decoración.
Olla de fondo plano calcolítica. Dispone del borde recto y base cóncava. La superficie es de color marrón y rojo, de cocción alternante.

Páginas